Me interesa el dibujo, el reciclaje, la costura y sobre todo el dar una oportunidad a esos materiales in-servibles que todos tenemos por casa

viernes, 4 de marzo de 2016

Cuaderno de dibujo con encuadernación copta

Me compré hace poco un cuaderno de hojas grises porque gasté el anterior que tenía de color marrón y que ya publiqué aquí en su momento. No había uno más pequeño y yo suelo salir a dibujar por ahí, con lo cual, un tamaño tan grande no me resulta cómodo.

.
Decidí cortar las hojas a la mitad y doblarlas para hacer unos cuantos cuadernillos de cuatro hojas cada uno. Para ello usé una cizalla que facilita mucho las cosas.


Para las tapas usé la parte trasera de unos cuadernos de dibujo que ya había gastado. Es un cartón de varios milímetros de espesor y es muy duro.


Sostuve cada cuadernillo con pinzas y le hice los agujeros por donde pasar el hilo con una chincheta. Debajo puse un trozo de corcho para no estropear la mesa.


Forré la tapa con una tela vinílica que compré hace mucho tiempo para hacerme un bolso y para coser utilicé un hilo de ganchillo muy suave de color marrón.


Una de las ventajas de la encuadernación copta es que puedes hacer el giro completo de las hojas, es algo que hace que sea más manejable a la hora de dibujar.


Teniendo en cuenta el precio de los cuadernos de dibujo que se compran en las tiendas, el mío es muy barato ya que todavía me han sobrado muchísimas hojas para hacer otros cuando se me termine este. Si nunca os habéis animado a intentar hacer un cuaderno con este cosido os lo recomiendo, es sencillo  y puedes poner todo a tu gusto (portadas, hilos, hojas...)
Y la verdad es que estoy muy orgullosa del resultado final para ser la primera vez que hago este tipo de encuadernación. Aquí muestro el resultado final, mi gato decidió incorporarse a la fotografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario